Google+ Badge

sábado, 4 de agosto de 2012

De excursión a la playa


Vivíamos con lo justo, sin lujos, pero no por eso iba a dejar a mi familia sin playa en el mes de Agosto, claro que con mi trabajo y sin vacaciones, sólo podríamos ir los fines de semana, por lo cual cuando llegó el primer sábado nos dispusimos a coger el coche e irnos a Mazagón, una playa cercana y sin demasiado bullicio.

                                                              
Llevábamos casi todo lo necesario para pasar el día: sombrilla, butacas, toallas, alfombrillas, cubitos y palas, etc. La intendencia la componía una nevera con bebidas, fiambreras con filetitos empanados, salpicón de marisco, tortilla de patatas y varias cosas más que no vería hasta la hora del almuerzo.
Mientras desayunaban mi mujer y los niños, me acerqué a por el periódico y el pan, y eran sobre las diez de la mañana cuando nos pusimos en camino con una temperatura ya en Sevilla de 30º.
El camino resultó entretenido, pues entre las canciones, las adivinanzas, el “veo-veo” y todo lo que se les ocurrió a María y a los chicos, el viaje se hizo corto, y eso que hubo que parar dos veces para hacer “pis”.

                                                            
Bueno ya estábamos en la playa, así que cargamos con todo y fuimos hacia una zona tranquilita donde plantamos nuestra sombrilla. Los niños empezaron a jugar con sus palitas y cubos, no sin antes embadurnarlos de crema para que no se quemaran, y ya cuando nos quedamos en bañador mi mujer y yo, nos fuimos con ellos pertrechados de flotadores a darnos el primer chapuzón de la temporada. ¡Qué buena y limpia estaba el agua!
Y con juegos, pelota y baños, fuimos llegando a la hora de comer algo. Los refrescos y el agua estaban heladitos y la comida riquísima por lo que dimos buena cuenta de todo. Había que respetar la digestión-siesta, así que mientras los niños jugaban ante la vista de María que leía una novela, yo me eché un sueñecito.

                                                            
Estuvimos casi todo el resto de la tarde bañándonos y jugando a la pelota los cuatro, así que a una hora prudencial y ya bastante cansados de agua y sol, emprendimos el regreso antes que nos cogiera la tremenda caravana de coches que se formaba a últimas horas de la  tarde.
Y sin ningún incidente digno de mención, llegamos nuevamente a nuestra casa, donde entre los dos bañamos a los niños, cenaron algo de fruta y los llevamos a la cama; estaban reventados de día.
Ya más tranquilos María y yo, nos duchamos juntos por lo que fue imposible ponernos los pijamas, dándonos el premio del amor al final de aquel maravilloso día de playa con nuestros hijos.

                                                             
Y el lunes a trabajar, pues yo era uno de los escogidos que tenía un trabajo estable y medianamente remunerado, por lo que me abracé a María y me quedé dormido soñando con que lo único que deseaba es que todo siguiera igual para nosotros siempre.
¿Se pude esperar hoy en día mayor felicidad y alegría?

No hay comentarios:

Publicar un comentario