Google+ Badge

sábado, 4 de abril de 2015

Extravío

Ya estaba otra vez sin saber dónde dejo las cosas, y mi hija esperándome para recoger a los niños del colegio. Menos mal que ya les compré golosinas esta mañana, sobre todo las chocolatinas que le gustan a mi nieto.
                                                                


Mi mujer, que en paz descanse, siempre me reñía por lo mismo, y es que voy dejando las cosas por ahí y luego, claro, como ya no tengo la mente como antes, pues a perder cosas. La última vez las gafas para leer, hasta que me dijo mi nieta: “Abuelo si las tienes colgadas del cuello”.
Veremos a ver; esta vez estoy perdido, ya se acerca la hora de marcharme y no hay manera. Voy a repasar qué hice este medio día.
                                                                    


Tampoco es que tenga la agenda de un ministro, pero me cuesta acordarme de todo. Bueno poco a poco, todo se arregla, o eso espero. A ver:
Vine del paseíto de la mañana después de la partida de dominó con los amigos, me fui derecho a la cocina a coger una tapita, pero no me acuerdo de qué.
Luego comimos, que fue cuando tuve la discusión con mi yerno a propósito de la política y el nuevo partido Podemos. Estuve viendo las noticias un rato en la tele y me tomé el cafelito, para luego echarme en mi sillón de orejas a dar una cabezada. Y creo que ya está.
                                                                           


Estoy perdido, sigo sin acordarme y no puedo llamar a nadie para que me ayude, se fueron todos y me dejaron  solo.
Pues tengo que decir en mi descargo que no estoy agobiado como otras veces, que esta vez estoy tranquilo y sosegado, con una paz interior que hacía tiempo que no sentía.
Creo que ya sé, ahora que veo mi cuerpo ahí en el sillón ya lo tengo claro. Qué bien que voy a reunirme con mi querida compañera, pero que pena no haber podido despedirme dándole miles de besos  a mi hija y a mis nietos. ¡Los quiero tanto!
                                                                


Por una vez no puedo recuperar mi pérdida, a mi querido y ya achacoso cuerpo. Cada vez lo veo todo más lejano y borroso… pero a lo que me acerco… ¡Dios mío, era esto!

En Sábado Santo, y a 4 de abril del 2015
                                                                                     



No hay comentarios:

Publicar un comentario