Google+ Badge

lunes, 10 de octubre de 2011

La familia lo primero


Era una reunión familiar de las que “padecemos” cada cierto tiempo en nuestra tribu, con toditos todos al completo. Y digo padecemos, porque desde que no fumo, ni bebo, y con lo del sexo voy “cortito con Casera”, las padezco más que disfrutarlas, ya que a la inicial alegría del reencuentro primero, se producen cosas típicamente familiares pero dudosamente gratificantes, como esa nube de orugas intimas que son los dulces infantes, ellos y ellas, pero que al no estar un servidor bajo los efectos del copazo, me joden más que me divierten.
                                                                                
Y es que ves lo negativo de las situaciones sin sacarle brillo a lo espontáneo, fresco y natural… ¡Y una mierda! 
Lo espontáneo fue que uno de mis sobrinitos-nietos, en este caso sobrinita, campando a sus anchas con un riquísimo batidito de chocolate y con una sonrisa angelical, me lo vació en mis zapatillas de marca que iba estrenando, ante las risas de sus abuelos y concurrencia parenteral en general, pero que a mí me incendió como si un sarampión malsano me hubiera invadido.
Con cara de mala leche, me los limpié como pude, pero la niña lloraba como si yo fuera el culpable de su gamberrada, ya que no le había reído la ocurrencia, lo que también trasladó a padres, abuelos y demás, recriminándome la jodida acritud de mi nuevo carácter. 
Ya tranquilos y relajados con sonrisas apretadas y bromitas quita-hierros, me senté un poco apartado de la algarabía general, con una magnífica tónica cosecha del 94 con su islita de hielo y su medio limoncete arrancado del árbol directamente. Absorto como estaba en el vuelo de unos pajarracos que parecían cuervos, una pelotita certera y vengativa, despachó mi burbujeante bebida contra los pantalones inmaculados que daban lustre a mi nueva imagen de pijo. Inmediatamente se callaron las conversaciones, esperando todos mi, quizás, reacción oportuna después del primer incidente. 
                                                                                      
Pero reaccioné muy bien, ya que con toda la simpatía y la gracia que Dios me ha dado, les dije a los niños: “Esto lo va a pagar tu puto padre en la lavandería por la gloria de mi madre”, pero con la mejor y más seductora de mis sonrisas de antaño, aunque la incomprensión brillaba en las miradas de la parentela.
Me dieron para secarme un inmaculado paño de cocina, pero que casualmente había servido para limpiar la vomitona de la “benjamina” de la familia. “Perdona pero no me he dado cuenta”, díjome una de ellas, y mi mujer por arreglarlo, soltó aquello tan propio de: “Alegría, alegría”.
Pues bueno, un mal día lo tiene cualquiera, así que fui por mi sombrero y mi bastón para dar una vuelta y “refrescarme”. 
                                          El último almuerzo familiar en Navidad

Mi panameño lo tenía el mayor de mis niños, que jugaba con otro querubín que mantenía mi bastón como si de una carabina repetidora y asesina se tratara. Por supuesto que me afearon que les quitara a los nenes mis prendas, pero ahí me mantuve inflexible, y así y todo, solo me lo devolvieron después de tirarlos y pisotearlos con genuina y dañina rabia. Yo era un cabrón que les había quitado sus juguetes. No los quería y por eso me machacaban. 
Menos mal que mi mujer decidió que era hora de irnos. Ni que decir tiene, que durante todo el camino a casa, el tiempo de la cena y con la tele puesta en las noticias, no paraba de recriminarme mi salvaje comportamiento con su familia y el desapego con los niños. Había dado el espectáculo y lo peor es que de verdad yo me sentía culpable y reo de penitencia. El ayuno sexual se imponía otra temporada.

1 comentario:

  1. TITO, TE ESTAS HACIENDO VIEJO Y CASCARRABIAS!!! SUERTE QUE TU TAMBIEN TIENES DOS BENJAMINES QUE TE MANCHAN LAS ZAPATILLAS DE MARCA Y TE TIRAN "GINTONIC" SIN ALCOHOL ENCIMA.... JEJEJEJE A JOERSE ABUELO!!!
    TE QUIERO MUCHO TITO, Y ME ENCANTA TU BLOG, TIENES UN DON PARA LA PALABRA, ADEMAS YA SE LO QUE HAY QUE HACER PARA QUE ME DEDIQUES UN ARTICULO.... PUTEARTE!!!
    UN BESO ENORME

    ResponderEliminar