Google+ Badge

jueves, 26 de marzo de 2015

No, no lo acepto.

Estaba muy contento después de todo lo que había pasado en su corta vida, pues nació con una deformación congénita de columna, y cuando ya con seis añitos superó esto, le diagnosticaron un tumor en la cabeza que crecía a días vista y lo operaron a vida o muerte a los diez años, siendo muy satisfactorio el resultado.
                                                                  


Era un estudiante brillantísimo y además muy popular entre sus compañeros. El día que cumplía trece años estaba con sus compañeros de excursión en un hotel de la costa malagueña, cuando como broma, lo tiraron a la piscina a la hora crepuscular, pues no sabían que Juan no sabía nadar, y cuando viendo que no salía se asomaron a la piscina, estaba en el fondo y ya no se pudo hacer nada por su vida.
A Rafael le había costado mucho llegar a donde estaba, jefe de servicio de anestesia y reanimación en un conocido hospital sevillano, pues su familia sin recursos económicos como agricultores de un pueblecito del Aljarafe, no le pudieron costear sus estudios de medicina, por lo que toda la carrera la había estudiado con becas y casi  por suscripción popular, pues fueron muchos los que se involucraron económicamente para que pudiese acabar.
                                                                      


Vivía en el pueblo con su mujer y su hijo recién nacido, cuando salió a la carretera con su bicicleta como cada tarde para hacer dos horitas de deporte, cuando al adelantar a un tractor en una carretera secundaria, fue arroyado por un coche que circulaba en sentido contrario, muriendo en el acto.
Todos los Visitadores Médicos que íbamos a la Casa Cuna en Sevilla, la llamábamos “la nena”, pues era una cría de raza negra abandonada allí por su madre y que estaba a la espera de ser acogida por alguna familia, que un buen día se la llevaron para darle el cariño que su madre natural le había negado.
Pues esta niña, Rocío, creció, estudió turismo  y montó su propia empresa, a la que con mucho esfuerzo y dedicación sacó adelante, pues ya se sabe que sin dinero y dependiendo de  los créditos  de los bancos, se tarda más en llegar, pero lo había conseguido.
                                                                      


Haciendo un vuelo de Casablanca a Riad, su avión se estrelló en pleno desierto sin que quedaran supervivientes.
Traigo estos hechos a colación, atribulado por la reciente tragedia del Airbus A320 de la compañía Germanwings, que en la travesía de Barcelona a Düsseldorf cayó destrozado en los Alpes franceses sin que hubiese supervivientes.
¿Hay derecho a que vidas que han superado con éxito todos los problemas que se les han cruzado en su camino, se vean truncadas de golpe, sin más? Y algunas de estas personas aún antes de llegar a la madurez, siendo bebés y  adolescentes. No. Me niego a aceptarlo. El Dios de los creyentes, si existe, no debería permitir tamaña injusticia.
                                                                    


Me rebelo contra la resignación, que como humanos, hay que adoptar según la mayoría bien intencionada.
Me cago…en todo.


En Villanueva del Ariscal, a 26 de marzo del 2015 
                                                                       
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario