Google+ Badge

martes, 13 de julio de 2010

Tiempo de banderas

Como todo el mundo, desde el domingo en que nuestra Selección Nacional de Futbol se proclamó campeona del mundo yo también quiero dar mi opinión sobre dicho evento, y un poco me voy a ir por la tangente, pero yo así lo he visto.

A los españoles no nos gusta demostrar nuestra tristeza o nuestra alegría a cuerpo descubierto, nos gusta llevar algo en las manos, y más si estamos chupando cámara. Aunque sea una bandera roja y gualda.

Puede ser que en una manifestación de protesta por la pérdida del puesto de trabajo, nos asistimos con pancartas de CCOO o de UGT, USO y una larga retahíla de consignas, pero también acompañadas de banderas republicanas y las de las comunidades autónomas. Vamos proclamando que somos de izquierdas, no veréis ninguna bandera española.

Otra vez vemos una manifestación para protestar por el recorte al Estatuto de Autonomía de Cataluña, y solo veremos banderas de dicha Comunidad y banderas separatistas. Toda esta parafernalia les hace decir a los más pusilánimes, como dijo el otro día la mujer de un amigo jubilado, “que lo que se estaba viviendo en España se parecía a lo que se vivió en 1934, que fue la preguerra civil”. Menos mal que los que escuchamos esta tontería nos echamos unas risas, haciendo algún comentario jocoso a dicha señora. (Es curioso como solo el 1,6% de los catalanes, se manifestaron en contra de los recortes del Tribunal Constitucional, un Estatuto que en el referéndum llevado a cabo, fueron a votarlo el 48 y pico por ciento de los catalanes con derecho a voto). ¿Es esto la mayoría de los catalanes? ¿De verdad hay alguien que crea que al ciudadano medio le importa?


También, cómo no, decir que si la manifestación es de la Iglesia Católica, contra el gobierno de Zapatero o de la derecha en la oposición, sólo veremos banderas españolas, algunas incluso preconstitucionales, ya que llevan el pájaro de los Reyes Católicos, yugo y flechas incluidos.

Por eso me ha encantado ver en todos los reportajes de televisión o de periódicos todo el impresionante muestrario de banderas anteriormente dichas, incluso banderas de club de la liga española, incluso la bandera del Arco Iris, pero prevaleciendo en su número la enseña y los símbolos nacionales.

A los españoles que se nos ve desde el Norte de Europa como salvajes anárquicos, con la navaja en el cinturón y dispuestos a la pelea por cualquier cosa, hemos dado un ejemplo al mundo de deportividad y belleza de juego, contrastando con ese grupo de holandeses, que no dieron ninguna lección de civismo, sino todo lo contrario. Menos mal que son unos pocos de descerebrados, porque me consta que la mayoría del pueblo neerlandés no es así.

¡Cuánta sangre se ha derramado con alguna tela de colores en las manos! ¿Os suena algún episodio?

He sentido una gran alegría por la patria, mi país. Estos éxitos nos han hecho más felices en un mundo real donde todos son problemas por haber perdido el empleo, o estar a punto de perderlo, o porque nos han bajado el sueldo si eres pensionista, jubilado o funcionario. Sin contar que pagaremos más de IVA.

Gracias a todos los componentes de nuestra Selección Española de Futbol, por hacer un poco más dulces nuestras horas bajas.

En una de las páginas de publicidad del diario que leo, he visto lo que sigue:



YO SOY DE LA ROJA

La Roja…Ser de la Roja es mucho más que ser de un equipo.

Ser de la Roja es haber sufrido durante toda la vida y nunca haber dejado de animar. Ser de la Roja es amar el futbol.

A los de la Roja no nos circula la sangre, nos hierve, Nosotros jamás esperamos al rival en nuestro campo, ¡Vamos a por ellos!

Los de la Roja siempre miramos con respeto pero sin apartar la mirada. Los de la Roja somos gente normal, vascos, manchegos o andaluces.

Madrileños, canarios o catalanes. Más que un equipo somos un país.

Ser de la Roja es ser Campeones de Europa y no perder la humildad. Ser de la Roja es atacar a muerte y defender con tu vida. Ser de la Roja es llevar un balón hasta Sudáfrica con el sudor de tu frente. Ser de la Roja es ser español, español, español.

Amamos el trabajo en equipo, los saques en corto y las jugadas imposibles. Amamos el rojo el amarillo y nuestra tierra.

Amamos la furia roja, el tiqui taca y a los bajitos. Amamos esa unión, esa entrega, esa casta, esa garra.

Los Españoles, somos campeones del mundo y brindamos por la Roja, con nuestra cerveza.

Que esto nos sirva para mirar hacia adelante sin complejos, y con nuestro trabajo e ilusión, conseguiremos todo lo que nos propongamos. Nadie va a venir a solucionarnos nuestros problemas.

A POR ELLOS.



En Villanueva del Ariscal, a 13 de Julio del 2010

1 comentario:

  1. Caballero yo viví el evento en Mexico y me ponía los pelos como escarpias ver aquel macro hotel vestido de rojigualda sin otro significado más que somos de este pais con un surtido de ricas diferencias que nos aportan un caracter diferente un carro que muchos extranjeros querrían tener.
    Dejar de lado la ´política" en una bandera es algo que me agradó y es de celebrar como lo hicimos allí en la distancia vascos, gallegos, andaluces,catalanes,valencianos, canarios... y algun otro que se me escapa.
    Besos amigo

    ResponderEliminar