Google+ Badge

lunes, 21 de febrero de 2011

¿Qué está pasando...?

Aquí.

Tenemos la tasa de paro más alta de la Europa Comunitaria, casi cuatro millones y medio de personas sin empleo, y casi una cuarta parte sin ningún ingreso en su unidad familiar. La mayoría del paro, propiciado por la burbuja inmobiliaria y a la alegría de dar créditos de los bancos, dados como quien reparte caramelos.

Problemas: Impago de hipotecas, falta de liquidez en el crédito, bajo consumo interno, miedo de los inversores, etc., etc.

Mientras tanto, el Sr. Zapatero cambia de opinión tres veces cada día; va como un barco sin brújula, y el Sr. Rajoy no sabe, no contesta. Se conforma con dejar caer la breva cuando esté madura y quitarse la careta de defensor de los pobres cuando llegue el momento.

                                                                            
Tenemos que hacer individualmente un esfuerzo para salir del hoyo, cada uno en lo que sea capaz de mejorar de su entorno, pues lo que no hagamos por nosotros, nadie lo hará.

Allá.

En la Comunidad Europea a la que pertenecemos en unión de otros veintiséis países, cada uno va a lo suyo, con una defensa acérrima de sus mezquinos nacionalismos.

En esta guerra de intereses en lo que se ha convertido la CE, priman los más ricos, que imponen a los demás sus puntos de vista y ordenan qué tienen que hacer para no disgustar a sus intereses inconfesables.

                                                                                
¿Qué peso tiene la Comunidad Europea a nivel internacional entre los más grandes? Ninguno. Sigue mandando Obama, los chinos y algún país europeo a título personal.

Preguntaría en la calle al ciudadano los nombres de los dirigentes europeos, y apostaría que el 99% no sabrían ninguno. Lo que se desconoce no existe, ¿Verdad?

Por este camino nadie nos tomará en serio. ¿Cuando naceremos a la realidad?

A cuyá.

Estamos asistiendo a una gran revolución en todo el norte de África: Túnez, Egipto, Argelia, Bahréin, Libia, Irán, Siria, Jordania, Yemen, y ahora Marruecos.

Todos estos movimientos y manifestaciones se han convocado por los jóvenes a través de Internet.

Muchos muertos y heridos contra las dictaduras y la corrupción en sus países, asesinados por la policía o el ejército al servicio del monigote que manda.

Cientos de miles de jóvenes desesperados por la miseria y el paro desean cambiar y mejorar, y las corruptas oligarquías que gobiernan sus respectivos países, no quieren soltar la teta del estado hasta dejarlo seco.

                                                                             
En algunos de estos países, hasta el 30% del PIB, estaba en manos de los dictadores y sus familias. Una vergüenza que justifica la desesperación con que los manifestantes se entregan a la defensa de sus derechos no reconocidos.

Ante todo esto que sucede ahora mismo y que cambiará el mapa político de estos países y del mundo ¿Cuál ha sido la respuesta internacional?

EEUU defiende la democracia, pero luego tiene grandes intereses económicos y logísticos con los sátrapas de oriente próximo, medio y lejano, y la presencia de sus tropas es muy significativa. La supeditación en la mayoría de los casos, a los intereses de Israel, su representante en la zona.
Es la doble vara de medir.

China calla, pues su dictadura comunista también está reprimiendo a golpe de humo y balas, las manifestaciones que reclaman libertad y derechos.

                                                                           
La Comunidad Europea se define poco, sobre todo después de saberse que franceses y alemanes venden armas a estos países, y que algunos de sus políticos tienen intereses comerciales, e incluso veranean invitados por los reyezuelos de estos pobres estados.

El apoyo a los dictadores ya es insostenible.

Como decía hoy un periódico nacional:”Europa recela ante el tsunami africano”. Miedo a la inmigración y al terrorismo islamista.

Desde este blog vaticino que después de esta revolución en el norte de África, y con Internet de principal protagonista, ya nada será igual en este mundo cada vez más globalizado.

Quién sabe si será para mejor, pero para peor es imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario