Google+ Badge

domingo, 28 de mayo de 2017

El tiempo

Lo que vivimos, nuestro tiempo, o es el ahora o no existe, ya que no es tangible ni el futuro ni el pasado, que ya es sólo recuerdo. Nadie puede firmar que sobrevivirá al instante del ahora.
                                                               


Si tuviéramos que medir nuestro estar en esta maltrecha tierra, no sería ni un toque de brisa en un prolongado invierno de una inextinguible  tormenta. El universo nació hace 15.000 millones de años, y el más antiguo de los homínidos data de sólo hace 35 millones de años, cuando desaparecieron los dinosaurios, y se desarrollaron y evolucionaron los mamíferos insectívoros.
                                                                     


Si, así de pequeña es esta humanidad, que lucha creyéndose inmortal e infinita.
El tiempo, para los no creyentes es Dios, ya que es una magnitud física la cual medimos utilizando un proceso periódico, y entendiéndose como un proceso que se repite de una manera idéntica e indefinidamente, aunque a los cristianos  nos dicen que Dios creó el tiempo, pues esa es la magnitud y definición de lo infinito, Dios, primer motor e impulsor de todas la cosas, como defendía Santo Tomás filosóficamente su existencia.
                                                                      


Hubo un tiempo en que los habitantes de la tierra no esperaban nada de lo que había detrás de la muerte; este era su distintivo, su orgullo. El tiempo va cada vez más rápido en la vida de un humano, y corre más rápido y más fuerte cuando menos queda, como quien se va despojando de su peso, de su combustible y vuela. Como quien come de sí mismo, y es más y más ligero cuanta menos carne lo retiene. 
                                                                     
 

Yo recuerdo las largas tardes de lluvia cuando no podíamos salir a jugar a la calle. Aquel tiempo lo recuerdo como eterno, (pura relatividad), días interminables donde el niño que éramos, creía en lo eterno de los días; que no pasaban las estaciones.
                                                                       


Decía Cervantes, que “la verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo porvenir”, lo cual casi viene a definir lo frágil, corta y efímera de la historia del  tiempo del hombre.
                                                                         
 
Y sin embargo cual difícil es despedirse de nuestro tiempo, aceptar que nos morimos y se nos acaba el ahora. Nadie se resigna a morir, nadie cree que llegó el día y que no existe ya el después ni el mañana. Entonces nos entran las dudas y creemos con firmeza que tiene que haber algo después, que es imposible acabarnos para siempre.
Siempre solemos decir de los suicidas que son cobardes, que no se enfrentan a la vida y que cualquier problema tiene expiación o arreglo, pero otros entienden que el suicidio es el mayor optimismo; suponen que la vida debería ser mejor y se matan porque esto no sucede.

¡Olvidad los odios y los malos tragos del pasado! Aprovechad y sed felices ahora. Sólo disponemos de este tiempo; el ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario