Google+ Badge

miércoles, 9 de enero de 2013

Temores resignados


La ola intangible del tiempo que nos parece, casi siempre inalterablemente  veloz, cómo se demora y ralentiza en los malos momentos o en las situaciones difíciles por no deseadas.
Cuando ya el pensamiento se ha resignado a lo inevitable, entonces da paso  la cruda realidad que fluye lentamente, como esos fotogramas sueltos de una película rota que nos muestra uno a uno, los crueles pasos del amargo trago del sufrimiento.
Pero nosotros mismos nos convencemos esperanzadamente, cuando lo que nos pasa en este mal escenario es para mejorar nuestra calidad de vida, o para interrumpir un proceso que puede solucionarse y no declinar hacia algún asunto de fatal desenlace.

                                                               
Es en estos duros momentos que nos toca irremisiblemente pasar, cuando nos damos cuenta de la importancia que le damos a cualquier molestia o enfermedad que nos ocurre, sin querer ver que a nuestro alrededor hay personas que con peores males muchas veces irreversibles, pierden la ilusión de alargar su vida, pero que viven su día a día con pequeños rayos de esperanza que les hacen no rendirse ante lo inevitable por evidente que sea para los demás.
Dicen que “mal de muchos consuelo de tontos”, pero es realidad que siempre vemos a los demás peor que a nosotros mismos, lo cual no es malo si tan burdamente acallamos nuestros miedos.
Aquí me encuentro, con temor pero con la esperanza de que esta nueva intervención quirúrgica a la que voy a ser sometido, sea la última y que mejore mi calidad de vida en estos momentos tan mermada.
Dios lo quiera y que a mi regreso, lo antes posible, os cuente cosas alegres o imaginativas, y no elucubraciones como ahora que me atenaza, por qué no decirlo, el miedo.
Un abrazo a todos los seguidores de mi blog

En Villanueva del Ariscal, a 9 de enero del 2013

4 comentarios:

  1. Amigo Jose Manuel, te veo pelín jindamoso, que viene de jindama. Ignoro el motivo dela intervención, pero espero y deseo que salgas del trance lo antes posible y podamos seguir disfrutando de tu amistad y tus relatos y reflexiones. Te mando un fuerte abrazo.
    Rafa, el propietario de la casa 61.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Rafa. Ya estoy de vuelta en casa y parece ser que este segundo implante de la prótesis de cadera será el definitivo si Dios quiere. Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  2. Entre el rey y tu nos teneis hasta las pe.... de las caderas, besos y suerte, te recuerdo que cuando pases por Pamplona te debo un vino, con tapita, animo. Blanca y Roberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero que haré cuando pueda, es irme una buena temporada a Pamplona y disfrutaré de familia y amigos. Un fuerte abrazo.

      Eliminar