Google+ Badge

miércoles, 4 de febrero de 2015

La Noticia del día

Vivían en una viña que Ambrosio, el cabeza de familia, tenía arrendada a un terrateniente de la provincia de Cádiz, y aunque quedaba lejos de cualquier atisbo de civilización, Manolito el niño, marchaba todas las mañanas al colegio que quedaba a hora y cuarto del pueblo más cercano.
                                                  


Ni que decir tiene, que tanto su padre en el campo como su madre en la casa, trabajaban de sol a sol, y tanto era así, que Manolito nunca había visto acostarse a sus progenitores, ya que estos cuando acababan de sus faenas diarias y él ya estaba durmiendo, se entretenían escuchando un pequeño radio-transistor, que era la única diversión en sus paupérrimas vidas.
                                                   


Era un calurosísimo domingo del mes de Julio, cuando a Manolito que llevaba aburrido todo el día, no se le ocurrió nada mejor que hacer, que desmontar completamente la radio para ver qué contenía, ya que funcionar, funcionaba estupendamente.
En esto estaba, cuando a la caída de la tarde llegó su padre del campo y se quedó petrificado viendo lo que el niño había hecho; no le dijo nada. Sólo lo miró y se marchó a sentarse en la piedra de la entrada de la casa, que era donde se reunía con su mujer cuando tenían algo que discutir.
                                                     


Manolito no sabía que decir ni cómo justificar su mala acción, pero rompió a llorar cuando su madre le dijo: “Hijo, ¿por qué?”.
Así quedaron las cosas cuando sus padres se fueron a descansar y él continuaba intentando arreglar el desaguisado.
Todos dormían al empezar a clarear aquel principio de semana, cuando la madre se dirigió como cada mañana a por agua, y al volver acarreando el esencial elemento del día, se encontró a su marido y a Manolito escuchando muy atentos la radio que por fin funcionaba.
                                                   


Ambrosio llamó a su mujer a reunirse con ellos como si nada hubiese ocurrido, para que escuchara las últimas noticias sobre la muerte de Gandhi.
Todos terminaron su temprano desayuno y marcharon contentos a sus quehaceres, seguros de que la noticia del día no era la muerte del pacifista hindú, sino que la radio volvía a funcionar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario