Google+ Badge

jueves, 29 de octubre de 2015

Huida al ¿Paraíso?

Soy el único varón de una familia con tres hermanas mayores, por lo que al nacer me pusieron de nombre Baraka, que significa “bendición” en mi idioma, y fuimos los últimos en salir de un pueblo cercano a Alepo, (Siria), arrasado por las bombas y los combates puerta a puerta, que mi padre, maestro de la escuela rural, no quiso abandonar hasta que se marcharon todos los niños que quedaban.
Subimos a una vieja camioneta con lo poco y más valioso que teníamos, la vida, mis padres, los abuelos maternos, y toda la prole, con un largo camino por delante hasta nuestro paraíso soñado, Europa, donde no había guerras y la gente trabajaba y vivía con dignidad y con normalidad.
                                                                   


Queríamos llegar a Turquía, para desde ahí pasar a Grecia o a Serbia, ya veríamos por donde sería más fácil saltar los controles y las vallas que habían puesto para defenderse de nosotros, oleada de inmigrantes que huían del terror de la guerra,
¿Os imagináis cualquiera de vuestras familias expulsados de vuestra amada tierra para salvar la vida de los tuyos?
Con la vida teníamos bastante, aunque dejáramos atrás vivienda, trabajo, y muertos, muchos muertos de mi familia, de amigos y conocidos, y con los ahorros de toda la vida escondidos entre nuestras ropas para pagar cualquier coste, cualquier peaje que surgiera en el camino.
                                                                           
 
La camioneta la abandonamos a pocos kilómetros de la primera frontera de nuestro periplo, y empleamos mucho dinero para que en un viejo furgón, nos pasaran unos mafiosos hasta la frontera con Serbia donde nos dejaron tirados bajo un terrible aguacero que nos empapó en poco tiempo.
Yo iba subido a los hombros de mi padre, en los de mi abuelo, en brazos de mi madre y hermanas, o andando torpemente entre un fangal que  agarraba los pies al suelo de la parca envergadura de un niño de cuatro años.
Cuando llegamos a esta nueva frontera no nos dejaban pasar, pues había muchos soldados y policías, y una enorme alambrada para contener a la  cantidad de gentes agolpadas, en una zona baldía sin nada donde protegerse de la lluvia, nada que comer, y bebiendo de los charcos que se formaban.
                                                                 


Al segundo día al relente, unos voluntarios de la Cruz Roja, nos repartieron algo de pan y leche caliente a los niños, pero que compartimos toda la familia.
Al fin los que mandaban, subieron a varios autobuses a las familias con menores, pero una vez el camión en marcha, nos pidieron dinero si queríamos que nos llevaran hasta Austria, soñado paso hacia el paraíso europeo camino de Alemania, nuestra meta.
Estuvimos recluidos en un campo de refugiados de este último país varias semanas, y aunque tuvimos la suerte de coger una tienda de campaña y pudimos calentar los alimentos que nos daban, aquello se nos hizo interminable y desgraciadamente fatal, pues primero mi hermana Aisa y luego mi abuelo, enfermaron, y mi pobre abuelo tan amado, murió en poco tiempo de neumonía sin poder pisar la tierra prometida.
                                                                   


Y por fin, un ya inesperado día, pudimos entrar en Alemania después de un largo viaje en un tren renqueante y atestado de pobres gentes que sonreían ante la inminencia del último salto en nuestra huida hacia delante, para asentarnos en otro campo de refugiados, que aunque bastante mejor organizado, con alimentos, médicos y medicinas, nos fueron apuntando en listas y contando como ganado, para decidir a dónde nos mandaban.
                                                                       



Con esta mi historia y la de mi familia escrita por mi hermana Acta, sólo pretendo que abráis vuestras mentes y sobre todo vuestros corazones, en esta vuestra tierra que en otro tiempo también fue tierra de inmigrantes huyendo de otras guerras, de otras muertes, y que seguramente,  pasaron las mismas calamidades que nosotros para buscar alguna otra parte donde poder asentar las atormentadas almas de los que huyen del infierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario