Google+ Badge

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Apuntes sobre la Sanidad Española


Tenemos, quizás, la mejor sanidad del mundo, pero en los tiempos actuales donde todo está en crisis, la sanidad no lo está menos. Mi vida laboral se ha desarrollado durante treinta y cinco años en empresas del ámbito hospitalario, por lo que creo tener algunas ideas que quizás sirvieran para mejorar el problema sanitario.
En cuanto a personal, en España la sanidad es la primera empresa del país, con 1,2 millones de empleos.
Siempre me he preguntado, como estando en la sanidad pública los mejores profesionales y los mejor pagados, (son los que  aprueban el MIR, las oposiciones, etc.), es en la sanidad privada donde más se trabaja y donde el absentismo laboral es menor, por lo que habría que hacer un seguimiento a las bajas que se producen, por si hay fraude.
                                                                            
Que los hospitales públicos sigan infrautilizando sus costosas instalaciones por las tardes es inasumible. Habría que introducir medidas de racionalidad, aunque chocáramos con los poderosísimos sindicatos del sector, a los que ni los políticos se quieren enfrentar.
Tampoco es de recibo, que grandes tratamientos se tengan que pasar a hospitales privados concertados, porque un aparato, la mayor parte de las veces costosísimo, está averiado, siendo los mismos profesionales que los manipulan en la privada-concertada y en la pública. ¿Por qué se averían tanto en la pública y no paran de funcionar en la privada?
España es uno de los países desarrollados donde más se utiliza la sanidad privada, cerca de un 16% la utiliza regularmente o la ha utilizado alguna vez. ¿Por qué, si somos valorados como la mejor sanidad pública del mundo?
Así mismo controlar en los ambulatorios y hospitales las horas de entrada y  de salida, las vacaciones por asuntos propios, las guardias, el tiempo del desayuno y de los descansos en general.

                                                                               

Controlar con seguridad, qué cosas salen y entran en las áreas sanitarias. Algunos profesionales sustraen todo tipo de material sanitario, medicamentos, ropa de cama y hasta artículos de  limpieza de los hospitales y ambulatorios, manteniendo en sus casas auténticos almacenes.
Si cada trabajador de la sanidad pública sustrae cada año productos por 30 €, serían 36 millones de €. ¿Tan difícil es controlar esto? El Corte Inglés echó la semana pasada a una empleada por llevarse tres perchas.
De alguna forma habría que gestionar “personal” como en una empresa privada.
Gastamos aproximadamente 83.000 millones de euros en la sanidad pública, esto es cerca del 8,5% del PIB (1).
Con el dinero que queda después de pagar al personal, que se lleva el 42% de los recursos, hay que hacer frente al resto del gasto, lo cual no es cosa fácil si atendemos a los impagos a proveedores, ya que en algunas Comunidades Autónomas llegan a cobrar con cerca de quinientos días  de retraso.
De alguna forma, habría que empezar de cero y gestionar los pagos en un tiempo máximo de 90 días. Para esto habría que pedir un crédito  por el monto total de la deuda en la actualidad, para liquidar los atrasos y pagar este monto  al ICO o a un consorcio de bancos o a quien sea, de forma fraccionada que no asfixie, en un plazo de  20 o 25 años.

                                                                              
A partir de ese momento gestionaríamos el gasto con rigor, de tal forma que no se gastara más de lo que se ingresa. Así mismo, reservar dinero para inversiones en nuevos hospitales y ambulatorios, y no olvidar que la investigación biomédica genera riqueza y valor añadido.
Convendría mirar con lupa las facturas de proveedores, ya que conozco casos en que se vende a diferentes precios en función de la autonomía y del hospital. Las empresas,  algunas veces, intentan vender más caro para paliar en parte el tiempo que tardan en cobrar y también poder invitar a congresos a los profesionales que utilizan sus productos.
Los concursos para la compra de medicamentos, fungibles, aparataje o de equipamientos, sirven si se cumple el tiempo de pago a proveedores, ya que actualmente  se ignora lo acordado la mayoría de las veces.
Es el momento de sacar ventaja de de la situación tan anémica en que nos encontramos. Ya que peor no podemos estar, pues tendremos que mejorar por fuerza.
Entremos en un tiempo de esperanza y de soluciones imaginativas, para que esta situación actual no se repita en el futuro.

(1).- Más datos en:
www.msps.es
www.msps.es www.ief.es/documentos/recursos/publicaciones/.../2006 
www.revistaestudiosregionales.com/jornadas/juandedios.pdf




En Villanueva del Ariscal, a 27 de Septiembre del 2011

3 comentarios:

  1. A mi modo de ver, los principales gastos de la sanidad se derivan de dos conceptos: la farmacia y los salarios. Al primero ayudaría a resolverlo el hecho de que el que tenga dinero se pague las medicinas y el que no tenga ingresos (o muy bajos)las tenga gratis, y esto al margen de su situación laboral: parado, trabajador, jubilado. Por otra parte, el tema de los salarios y condiciones (a veces vacaciones) de trabajo, ayudaría a resolverlo el hecho de que se acabase los "numeros clausus" en la Universidad, pero esto te enfrenta directamente al "todopoderoso" gremio de médicos que, evidentemente, cuantos menos puedan ejercer más dinero exigen cobrar y más condiciones ventajosas pueden tener.
    Pero bueno, esto es sólo un apunte, hay muchas otras cuestiones y el asunto no es nada sencillo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, el enlace que has puesto a mi no me funciona, no se si será mi ordenador u otra cosa.
    Un saludo otra vez ( y van dos, je,je)

    ResponderEliminar
  3. No he querido hacer el artículo muy largo para que sea mas cómodo leerlo, pero se me han quedado muchas cosas en el tintero, como el corporativismo de estos profesionales y... Quizás en otra ocasión. Gracias por tus comentarios

    ResponderEliminar