Google+ Badge

lunes, 29 de septiembre de 2014

"Madrí, Madriz, Madrid,..."

Llevo un mes en esta bendita tierra que es la capital de España, “Mas” que le pese a alguno y algunos, y voy a aprovechar para hablar de mi experiencia personal y opinar sobre lo que he visto, pidiendo por  anticipado perdón a mis múltiples amigos que aquí nacieron  y viven, ya que todo lo que voy a contar es una humilde opinión sin ánimo de ofender a nadie.
La última vez que estuve bastante tiempo hace unos años, había una gran inseguridad en las calles; pues bien, en la actualidad hay una gran presencia tanto de policía nacional como municipal, por lo que se puede salir a cualquier hora sin problema.
                                                                      


Me ha asombrado lo difícil que era aparcar antes, y sin embargo ahora hay gran cantidad de aparcamientos en cualquier calle por céntrica que sea, y es debido a que han implantado la zona verde, por lo que hay que sacar un recibo introduciendo la matricula y el tiempo, de lo que dependerá el importe, y como te pases de la hora te cae una multa, pues para eso hay un personal que vigila.
Las avenidas del centro histórico, como en cualquier gran ciudad, es un “parque temático” de las mismas tiendas: El Corte Inglés, Zara, Mango, etc., y los bares y restaurante con alguna excepción, las mismas franquicias que en todos lados, y gente de toda raza y condición comprando impulsivamente con sus Visas Oro, que hay tantas que parecen que las regalaran cual cromos.
                                                                         


Tuvimos mi mujer y yo que utilizar la sanidad pública, pues se nos habían acabado los medicamentos y necesitábamos recetas. Acudimos al ambulatorio más próximo, nos dieron cita para el día siguiente, y al llegar a la consulta, el médico salió a la puerta   llamándonos por nuestros nombres, sin aglomeraciones ni bullas, y eso que entre los nativos tienen mala prensa.
En todo este tiempo hemos utilizado servicios públicos de transporte, y este es realmente bueno aunque un poco caro, incluso sacando tarjeta para varios viajes y combinados de bus y metro.
                                                                         


Y ahora viene la parte negativa, y es que Madrid está muy sucia, tanto en las calles como en sus monumentos y jardines a pesar que se ve al personal de limpieza, pero ver las papeleras llenas, los parques infantiles con cristales en sus areneros, cagadas de perros por doquier, no da una imagen bonita de esta bella ciudad.
                                                                             


Aquí se recicla poco, pues hay contados contenedores y estos son sólo para vidrio y papel, y no hay sitio para que cualquier ciudadano tire su basura, ya que cada comunidad tiene su contenedor donde va todo mezclado.
Por lo demás, dar gracias a esta ciudad que nos ha tratado divinamente y nos ha hecho sentirnos como de aquí, por lo que seguiremos viniendo largas temporadas.

¡Ah! Y un fuerte abrazo a todos mis amigos madrileños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario